Avisar de contenido inadecuado

La sociedad mochitense y su devenir en el desarrollo y la participación social…

{
}

Los Mochis, Ahome, SINALOA, MX.

 

 

La mejor manera de que la humanidad afronte las crisis sociales y resulte exitoso su devenir histórico, es contando con una sociedad civil participativa, activa, inteligente, informada y organizada de tal manera que le sea fácil defenderse y sentir seguridad en el mundo de las instituciones y del Estado. Además, finalmente de ella, de la sociedad civil, emergen la mayoría si no todos los individuos que conforman las instituciones, trátese de la que se trate; de ahí la importancia de intentar ser una sociedad civil participativa, que se refleje en sus instituciones.

La sociedad sinaloense tiene esa característica, y en especial la del norte: los mochitenses y ahomenses en general se distinguen por ello. Así lo registra la historia, y así se refleja en sus organismos, instituciones y ciudadanos distinguidos en los más variados ámbitos de la vida social, y de renombre internacional.

Desde su singular fundación por extranjeros con la colonia americana en diversos puntos aledaños al actual Mochis en la década de los 80’s del siglo 19, ejemplo de cooperación social; y con el ingenio azucarero en el centro histórico y comercial de la ciudad más tarde en los albores del siglo 20, y hasta la actualidad, la sociedad local trasciende y se caracteriza por su singular comportamiento y dinamismo que le merece distinciones en los ámbitos político, social, económico y cultural entre otros.

Un ejemplo en lo político electoral se da a finales del siglo 20, en 1995 para ser precisos, cuando la sociedad ahomense da muestra de madurez política y participación ciudadana, eligiendo un cambio en el poder político del municipio, otorgándole la conducción del gobierno al Partido Acción Nacional después de décadas de gobiernos priístas, dando así una muestra más de participación y de una sociedad civil ejemplar.

No ha de ser fortuito, tampoco, que en este rincón de Sinaloa existan 4 campeones mundiales de box, distinguidos científicos, intelectuales, artistas, hombres de empresa, políticos y otras personalidades que le dan lustre al sinaloense norteño. Tampoco es casual que aquí existan el mayor número de medios de comunicación radiofónicos e impresos del estado y el noroeste del país (que mucho tienen que ver en la formación de una sociedad civil participativa); que aquí se haya establecido esta dinámica industria de medios hoy convertida en importante eje para el desarrollo social; y que aquí haya una amplia red de universidades entre otras muchas cosas más que hacen única a esta región, y que aumentan el capital social de la localidad.

Desde su fundación Los Mochis ha llamado la atención mundial por su singular forma de organización social de vanguardia, y desde entonces a la fecha, 106 años después, continúa siendo ejemplo en variados ámbitos de la vida social, gracias a la briosa participación de su gente. A su valioso capital social. Estas y otras acciones, hacen que Los Mochis, como cabecera del Municipio de Ahome, y esta jurisdicción a su vez como referente del norte de Sinaloa sea ejemplo y modelo en organización social. Aquí operan numeroso consejos ciudadanos de apoyo al gobierno en tareas como la salud, seguridad, educación, cultura, y otros ámbitos, que son copiados por otras entidades gubernamentales. Sin duda alguna la sociedad mochitense se distingue en Sinaloa, el país y el extranjero por ser una casta ejemplar digna de serio estudio, y por ser ejemplo de convivencia y del buen desarrollo social.

Los ejemplos más actuales de participación de la sociedad mochitense se dan cuando la noche de año viejo en 2006, la Compañía Azucarera en un claro intento de alevosía destruyó los últimos vestigios de la ‘colonia americana’ (que ya había comenzado desde 2005), que para la gente de Los Mochis, Ahome y gran parte del valle de El Fuerte es el corazón histórico y la médula de su nacimiento. Ante tal situación de avasallamiento, la ciudadanía movida por los organismos de la sociedad civil, convocados por la hasta entonces más joven asociación civil Amanecer Ateneo de Los Mochis, A.C., obligó al gobierno local y a la empresa retroceder en su intento de destrucción total y convenir para el rescate de una plaza histórica en dicho recinto; llevándose el asunto a las tribunas del Congreso de Sinaloa, donde se tomó un punto de acuerdo sobre el tema, y del Gobierno Federal que tomó nota del caso a través de la Secretaría de la Función Pública y de los institutos Nacional de Antropología e Historia –INAH-, y Nacional de Bellas Artes -INBA.

Dicho movimiento social que aglutinó a universidades, colegios de profesionistas, asociaciones civiles, representantes de elección popular y funcionarios de gobierno, y que despertó gran simpatía en los medios de comunicación y en miles y miles de personas de los todas las edades y estratos sociales que apoyaron con su firma, le dio vida al Frente de Defensa del Patrimonio Histórico, Artístico, Cultural y Ecológico de Ahome, que a su vez se transformó en una nueva agrupación social con reconocimiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia –INAH-, llamada Junta Vecinal Raíces de Ahome.

Otro ejemplo sería el grupo ciudadano de defensa de la vivienda y del patrimonio familiar organizado en 1998 a raíz de los embates del Instituto Nacional de Fomento a la Vivienda –INFONAVIT-, y que está siendo ejemplo y emulado en otras latitudes de Sinaloa y México. Sin duda la sociedad mochitense se distingue de las demás de Sinaloa y la región por ese espíritu de participación que la coloca entre las sociedades modelos de convivencia social.

Y sin duda que en el futuro seguirá dando testimonio de dicho capital social.

{
}
{
}

Deja tu comentario La sociedad mochitense y su devenir en el desarrollo y la participación social…

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre