Avisar de contenido inadecuado

Sinaloa de Leyva, centenaria población ofrece su atractivo a los visitantes…

{
}

Sinaloa de Leyva es la cabecera municipal del municipio de Sinaloa. La información acerca de su historia cita que fue fundada el 30 de abril de 1583 con el nombre de villa de San Phelipe y Santiago de Sinaloa, por el intrépido colonizador Don Pedro de Montoya, mientras que en el año de 1585 se dio una refundación de la villa, por los no menos valerosos conquistadores Antonio Ruiz, Juan Martínez del Castillo, Bartolomé de Montoya, Tomás de Soberanes y Juan Caballero.

De este paradisiaco municipio, enclavado entre la sierra y el valle, asiento de los antiguos pueblos sinaloenses, se conoce que fueron tierras de paso de diferentes tribus que se dirigían al centro del país dejando como testimonio petroglifos que se localizan en diversas comunidades sinaloítas.

Para 1591 arribaron los misioneros jesuitas, Gonzalo de Tapia y Martín Pérez, quienes hicieron una gran tarea en la conversión de los nativos, y fundaron el Colegio Jesuita, primero en América; y gracias a su ardua labor para el año de 1635 ya habían construido la primera iglesia en la villa, anexa el Colegio, que fue un importante centro religioso y cultural en todo el noroeste americano.

La cronología de los hechos registrados por la historia cita que en el año de 1594 muere el padre Gonzalo de Tapia a manos del bravo indígena Nacaveba, que no se resignaba a renunciar a sus costumbres nativas. Para el año 1732, gracias al desarrollo alcanzado, la villa es designada capital de la gobernación de Sinaloa, y para 1769 algunos aventurados e intrépidos sinaloítas guiados por Don Gaspar de Portola y los capitanes Mondaca y Rivera de Anza, iniciaron la colonización en la Alta California: San Francisco, Monterrey, Los Ángeles, San Diego y Santa Bárbara, entre otros.

Algunos otros datos de importancia en el devenir histórico de esta pintoresca comunidad, citan que en el año de 1770 una gran inundación del río Sinaloa (antiguo Petatlan) arrasó la villa y destruyó la iglesia jesuita quedando únicamente la torre campanario, que sigue en pie y es actual símbolo emblemático de ese aguerrido pueblo.

La crónica histórica registra que en 1871, tanto la villa como la región de Sinaloa fue noticia por la localización, en Bacubirito, de un monumental meteorito con peso de alrededor de 50 toneladas, siendo de los más grandes del mundo, y que actualmente se puede apreciar en el Centro de Ciencias de Sinaloa.

Cita también la historia que fue en Sinaloa de Leyva donde se instaló el primer club Antirreleccionista en México, originando que fuera sacrificado, también aquí mismo, el primer mártir de la Revolución Mexicana, Gabriel Leyva Solano el 13 de junio de 1910 a manos del gobierno porfirista (de donde esta histórica villa retomó su nombre).

Fue hasta 1915, cuando por decreto se establece el Municipio de Sinaloa el 25 de marzo, siendo la cabecera esta bella y centenaria población de la villa de Sinaloa de Leyva, que se encuentra en la ribera del Río Sinaloa, también llamado Petatlán, cuyo nombre antiguo era villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa, el cual luego fue cambiado por disposición oficial a Sinaloa de Leyva en honor de Gabriel Leyva Solano, protomártir de la revolución mexicana, padre de Gabriel Leyva Velázquez, quien fuera Gobernador del Estado de Sinaloa, dando lustre a este pueblo.

Algunas de la principales comunidades y atractivos de esta región son las localidades de Bacubirito y Ocoroni (cuna de la Santa de Cabora –Teresa Urrea- que es por sí sola una enigmática historia), donde se localizan iglesias vetustas y construcciones de arquitectura colonial, mientras que en la villa de Sinaloa de Leyva se encuentra la casa de la cultura, donde existe un pequeño museo que contiene flechas de obsidiana y antigüedades de la localidad.

El 30 de abril de cada año se festeja la fundación de Sinaloa de Leyva con un magno festival artístico cultural que congrega gente proveniente de todos los rincones del estado y de otras partes del país y el extranjero. También se celebra la Semana Santa, donde se representa el Viacrucis y la Pasión de Cristo, tanto en la cabecera municipal como en Bacubirito y Ocoroni, donde se pueden disfrutar de las danzas autóctonas por indígenas yoremes.

Otro de los atractivos de esta comunidad, heredera de la antigua cultura precolombina, es que aún conservan la fabricación de artículos elaborados a base de palma (canastas, abanicos, etcétera), así como el tradicional platillo conocido como cocido o cazuela, y los guisos de chorizo y chilorio.

Además de los atractivos de la histórica villa de Sinaloa, se puede visitar Bacubirito, pueblo colonial y ex centro minero, que cuenta con pista de aterrizaje para aviones bimotores y a dos kilómetros la presa “Lic. Gustavo Díaz Ordaz” muy visitada por turistas extranjeros. Esta comunidad se localiza a 48 kilómetros de la cabecera municipal Ocoroni es otra ancestral comunidad que aún guarda las tradiciones indígenas yoremes, en donde existe un centro ceremonial, tan sólo a 12 kilómetros de la cabecera municipal. Esto es sólo una pincelada de lo mucho que es y que ofrece Sinaloa de Leyva, lugar que vale la pena visitar, especialmente durante las fechas arriba citadas (30 de abril y Semanas Santa) para disfrutar en esplendor de su cultura.

O bien en cualquier época para deleitarse con su singular arquitectura ya sea en la iglesia o en las casonas que aún conservan la costumbre de mantener sus portones abiertos dejando al descubierto sus amplios patios centrales que los visitantes pueden disfrutar con el consentimiento de sus moradores.

{
}
{
}

Comentarios Sinaloa de Leyva, centenaria población ofrece su atractivo a los visitantes…

saludos. me gusto tu pagina luego de mando unos comentarios acerca de sinaloa de leyva
juan m leyva juan m leyva 26/08/2012 a las 12:41

Deja tu comentario Sinaloa de Leyva, centenaria población ofrece su atractivo a los visitantes…

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre