Avisar de contenido inadecuado

Nicolas Tesla

{
}

Nicolas Tesla

Nicolás Tesla fue uno de esos seres iluminados que existió justo cuando el mundo ocupaba de su invención (la corriente eléctrica alternada), para que éste continuara su evolución.

 

Fue de los científicos más importantes del Siglo XX, que aportó a la civilización el maravilloso uso de la electricidad, fue pionero de la robótica; y por ironías de la vida ha sido olvidado en la historia.

 

Nicolás Tesla fue un inventor fecundo y visionario en muchos dominios de la electrotécnica y la electrónica. Nació en 1856 en un pequeño pueblo yugoslavo, próximo a la frontera austrohúngara. De pequeño tuvo una precaria salud, al sufrir la malaria, después en su juventud el cólera. Esto no impidió  su voluntad y determinación a tener éxito.

 

Dicen que era un genio (se oía decir que hasta era un hombre de espacio, como Spock y esos personajes de Viaje  a Las Estrellas). Tenía muchas costumbres extrañas: era un verdadero excéntrico.

 

Sus oídos eran tan sensibles que podía oír hasta el ruido de una mosca que se posara en la mesa; para él sonaba como una explosión. Dicen que oía el tic tac de un reloj a 2 ó 3 habitaciones de distancia. Esos oídos tan sensibles, le daban dolores muy fuertes.

 

Tesla padeció la enfermedad de hiper-sensibilidad  al medio ambiente . En la duración de esa misteriosa enfermedad luchó vigorosamente para volver a encontrar su estado inicial. Tenía ante sí un deber que cumplir: encontrar la solución al problema del motor de corriente alternativa.

 

Más tarde, Tesla se marchó a América donde sus poderes inventivos y visionarios, que había evolucionado,  proporcionaron financiamiento a su talento.

 

Inventó toda clase de aparatos eléctricos.

 

Dibujaba planos muy complicados para construir automóviles y aviones propulsados con energía eléctrica y solar; cosas de esas que ha nadie se les hubiera ocurrido.

 

Aseguraba que tenía visiones... y cada vez que tenía una de ellas, el invento le venía a la mente como si fuera una pantalla. Esos “cuadros mentales”, como decía, estaban completos, hasta el menor de los detalles. Rarísimo.

 

Era psíquico, místico, o algo así, según dicen.

 

Podía ver las cosas antes de que sucedieran.

 

Fue Tesla, quien descubrió la corriente alternada, poco después que Tomás Alba Edison descubriera la directa. Parece ser que a Edison no le gustó mucho y publicó grandes avisos en los periódicos de Nueva York, advirtiendo a todos que, si usaban la corriente alternada de Tesla, las casas podían incendiarse hasta los cimientos. El viejo Tom afirmaba que era peligrosa, y nada segura, tanto para interiores como exteriores.

 

Testa había estado trabajando hasta entonces con él, pero eso originó la separación.

 

Finalmente George Westinhouse y J. P. Morgan, respaldaron  las “descabelladas” ideas de Tesla, quien vino a Colorado Springs para construir un laboratorio dónde continuar con sus experimentos.

 

Más adelante demostró que la corriente alternada era segura.

 

Actualmente este tipo de corriente es la que se utiliza en todas las viviendas.

Dicen que cuándo se logró la fusión del átomo, Tesla se afligió mucho. Aseguró que ello llevaría a la energía nuclear, y que eso podría ser el fin del mundo.

 

Insistía en convencer a J. P. Morgan, y a sus patrocinadores de que el mundo se quedaría sin energías en un futuro cercano, y que la energía nuclear sería su fin; su método, en cambio, que era puro y carecía de peligros, dijo que brindaría a todos la energía necesaria sin contaminar el aire, prediciendo que la contaminación  atmosférica sería un problema grave antes de que terminara el siglo pasado.

 

Y tenía razón, lástima que nadie lo escuchó.

 

Tesla era un hombre extraño. Dicen que más de una ocasión escaló a solas el Pico Pikes, en Colorado, USA,  uno de los más altos del mundo. Subía hasta la cima en medio de las peores tormentas que se puedan imaginar. Solía atraer los relámpagos  con la torre que construyó en Colorado Spring, con el dinero de J. P. Morgan. Después de cada tormenta  salía a toda carrera con sus ayudantes y enroscaba bombillas (focos), directamente en el suelo, y se encendían como si estuvieran conectados  a un cable eléctrico enchufado, con solo enroscarlas en la tierra. Esto tenía que ver con el campo magnético de la tierra.

 

Tesla murió pobre en 1943, en Nueva York, después de que el gobierno (o alguien) prendió fuego a su laboratorio y lo quemó por completo, con todos sus papeles y notas de investigación. Dicen que eso lo dejó destrozado. Cuando el viejo J. P.  Morgan le retiró el respaldo financiero, él volvió a Nueva York. En Colorado Spring derribaron su torre de relámpagos; parece ser que Morgan se asustó al descubrir que una de las investigaciones de Tesla consistía en una antena que se instalaba en el patio: con ella se podía recibir toda la electricidad necesaria para la casa o la granja, tomándola del aire mismo, sin que costara un centavo.

 

Probablemente Morgan pensó que eso sería regalar la mercadería, como quien dice. Y por entonces Edison andaba de muy buenas migas con el Gobierno, de modo que a nadie le convenía que Tesla inventara el modo de dar a la gente energía eléctrica gratuita.

 

Algunos dicen que Tesla murió de pena –estaba quebrado, en realidad, moral y económicamente. Otros afirman que murió a causa de las heridas recibidas cuando fue atropellado por un automóvil, cuando cruzaba la calle cerca del hotel neoyorquino donde se hospedaba. Hubo quien dijo que eso no fue un accidente, sino más bien causa de los nazis, porque él estaba trabajando en algo que les hubiera permitido ganar la guerra a los Estado Unidos de Norteamérica.

 

Algunos afirman también que de no ser por las heridas, Tesla podría haber vivido eternamente... o estar vivo a esta alturas; pero esa es una teoría descabellada.

 

Pero Tesla se dio el gusto de jugarles a todos un último chiste...

 

Sus funerales se celebraron en la catedral de San Juan El Divino, en Nueva York. Asistieron cientos de científicos y personalidades famosas. Y acudieron periodistas y fotógrafos de las publicaciones más importante del mundo entero. Todos tenían las cámaras cargadas con películas Eastman Kodak; tomaron muchas fotografías de Tesla en el ataúd, abierto, en el altar.

 

Después retrocedieron. Fue un momento dramático, porque un instante después de que tomaran la última fotografía, un rayo de Sol iluminó la cabeza de Tesla desde uno de los vitrales, y se oyó un fuerte trueno, aunque no llovió. Lo extraño es que , de todas las fotografías que habían tomado, que eran más de cincuenta, todos los negativos quedaron velados. No se veía nada. Eastman Kodak no pudo dar explicaciones. Así que Tesla, en cierto modo, dijo la última palabra.

 

Dicen, también, que Marconi le robo el invento de la energía de onda corta, o sea la radio, cuando Tesla lo dejó entrar en su laboratorio para ver lo que estaba haciendo con todos esos experimentos.

 

Cuentan que Tesla era un hombre tímido. Por la única fotografía que hay de él, se parecía mucho a Howard Huges: pelo y bigote negros, ojos oscuros, y le gustaba usar ropa de gala. Era un hombre formal, solitario, no le gustaba que lo fotografiaran.

 

Cuando lo atropelló el automóvil se encontraba trabajando en la llamada “espiral de Tesla”. Ahora se utiliza en cierto proceso que llaman fotografía kirlian... para fotografiar el aura humana.

 

Esa espiral de Tesla es un tipo de electricidad estática; él aseguraba que restablecería la médula de los huesos, haría que las fracturas óseas soldaran con más celeridad, curaría la artritis y varias cosas más. Se supone que calma cualquier dolor con uno o dos tratamientos. Además le da a uno una actitud mental positiva... y hasta quita el deseo de consumir drogas o alcohol. Se supone que se sintoniza con la frecuencia vibratoria de cada célula.

 

No hay evidencias, pero se cree que el proyecto se quemó en el incendio a su laboratorio de Nueva York, sin embargo hay rumores de que él enseñó a uno de sus ayudantes cómo se construía el aparato.

 

Nicolás Tesla fue un gran hombre que con sus invenciones le dio otro giro al mundo, y por obedecer a intereses mezquinos que genera el dinero, ha sido olvidado en el pasado histórico de la humanidad, es por ello que en este espacio se le recuerda.

 

 

*Con información tomada del libro Los Signos del Zodiaco y las Estrellas, de Linda Goodman

{
}
{
}

Comentarios Nicolas Tesla

como siempre la mezquindad de los odiosos tratan de opacar los logros ajenos Tesla para mi es tan grande como Eistein que bien que se reconozca su contribucion al desarrollo humano y su vocacion de servicio
ronald ronald 05/04/2011 a las 20:58
tesla, fue un cientifico ejemplo e iluminado para su tiempo, muchs de sus inventos, fueran plagiads por cientificos norteamericans y todavia muchos de sus inventos perdurararan en el tiempo
Jorge Luis Perez Jorge Luis Perez 01/07/2011 a las 01:52

Deja tu comentario Nicolas Tesla

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre